Solución

Vivió varios meses atormentada por el duendecillo que cada noche se colaba en su habitación y le pintaba algunas canas nuevas mientras dormía. Hasta el día que le regalaron un gato por su cumpleaños: la mañana siguiente a su llegada el minino amaneció relamiéndose los bigotes manchados de pintura blanca.

9 comentarios:

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Presento mis respetos.

Un saludo desde España.

Nicolás Jarque dijo...

Roberto, no hay mejor solución para los duendecillos que un gato.

Buena elección. Un saludo.

montse dijo...

Y dos días después lo tuvo que llevar al veterinario por adicción a la pintura. Me gustó.

Puck dijo...

jeje si es que los gatos son peligrosos, hasta para los duentes. Con tu permiso voy a dar una vueltecita por aquí
Saludillos

Roberto dijo...

Muchas gracias, amigo conocimiento. Sé bienvenido.
Saludos desde Noruega.

Así es Nicolás. Ahora sabemos el porqué de la mascota de Gargamel :-)
Un placer tenerte por aquí.

Montse, ¡no veas lo que costó desengancharlo! Pero valió la pena.
Gracias, y bienvenida por estos lares.

Sí, Puck, pero puedes pasear tranquila que a este no le gustan las ranitas de jardín :-)
Quédate cuanto gustes.

Humberto Dib dijo...

Un entrada interesante, un blog interesante, amigo, voy a quedarme como seguidor, si me permites.
Un abrazo.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Roberto dijo...

Gracias, Humberto.
Bienvenido, vuelve cuando quieras.

Relatadamente tuya dijo...

Y a partir de aquel día no envejeció... Muy bueno Roberto. Un abrazo blanco.

Roberto dijo...

Gracias, Rela. Me encanta que le hayas agregado una nueva dimensión al relato. Yo no había pensado en que el envejecimiento se detuviera, pero es algo perfectamente posible en un mundo donde un duendecillo puede visitarte con un pote de pintura en la mano :-)
Abrazos eternamente jóvenes ;-)